segunda-feira, 30 de maio de 2011

Uma experiência do Uruguay

* Laura Camacho e Carla Visillac



Integramos la Red Solare Uruguay y formamos parte del equipo de Docentes de la Escuela y Liceo Elbio Fernández.
Junto a las Maestras nos estamos formando, participando en diferentes cursos, seminarios y lecturas sobre las ideas y pedagogía que se aplica en las Escuelas de Reggio Emilia, Italia, fundadas por el pedagogo Loris Malaguzzi.
Nuestro interés surge años atrás, cuando a través de un Congreso sobre Ecuación Inicial escuchamos hablar sobre esta pedagogía tan provocativa.
Atelier/Juego con las sombras
Participamos en el 2006 en Bs. As., en el Seminario Latinoamericano de Educación Infantil “Miradas, interpretaciones y prácticas pedagógicas” y en el 2008 en la jornada de profundización sobre la Educación Infantil en Reggio Emilia “Ideas que transforman” a cargo del Dr Alfredo Hoyuelos.
En Agosto del 2007 se presenta en Uruguay, la muestra itinerante que ha recorrido el mundo “Los cien lenguajes del niño” (traída por la UNESCO, OMEP y apoyada por el Ministerio de Educación y Cultura y otras entidades).
Hace 4 años que estamos trabajando en las aulas, a través de Proyectos que surgen de los intereses de los niños y realizando Muestras para las familias y comunidad de nuestra Escuela.

Muestra abierta de algunos Proyectos 2010
Este año, en febrero tuvimos la oportunidad de viajar a Italia a la ciudad de Reggio Emilia, al Centro Internacional Loris Malaguzzi, donde se desarrolla todos los años el Grupo de Estudio para Latinoamérica “Diálogos sobre la Educación”. Fue gratificante compartir esta experiencia junto a un nutrido conjunto de delegaciones de Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Chile, México, Argentina y nosotras desde Uruguay.
En Reggio pudimos comprobar la importancia del ambiente como un interlocutor educativo, el cuidado estético, el espacio hecho de transparencias, que implican apertura, el poder atravesar con la mirada, invitación a la búsqueda y el encuentro.
Se tiene la imagen de un niño/a con potencialidades, competente, co-constructor de su propio aprendizaje, un niño/a que sabe asombrarse, maravillarse, un niño/a curioso, con su habilidad de preguntar, realizar hipótesis e investigar.

Estación de tren Reggio Emilia
El grupo de trabajo (o asambleas, como le llaman) con los que comienzan la jornada y cierran cada día, refuerza la relación entre pares para la reflexión, análisis e intercambio.
Los niños/as son alentados al diálogo, la crítica, la comparación, negociación y resolución de problemas, con una modalidad de trabajo participativa, democrática y respetuosa.
Como bien lo expresó Liliana Katz en “Diálogos con Loris”: “En los proyectos que he visto desarrollar en Reggio Children la mente del niño encara una empresa difícil, que tiene en cuenta el tomar decisiones acerca de aquello que se desea representar, el como representarlo, como coordinar los esfuerzos para resolver el conflicto entre los distintos puntos de vista de todos aquellos que participan en el proyecto. La mente del maestro y del niño se encuentran con problemas reales que les interesa a ambos. Se escuchan, experimentan juntos, piensan y se dan coraje”
Escuela maternal comunitaria P. Neruda Reggio Emilia
Antonia Ferrari, educadora de Reggio Emilia nos dice: “Respetar las incoherencias, las teorías blandas, nos hace apuntar hacia la multiplicidad de perspectivas y puntos de vista para discutir y analizar. Hay que tratar de ponerse en el punto de vista del otro, los niños enseñan esto. Es fundamental no enseñar nada que los niños no puedan aprender solos, y al final de la jornada hay que preguntarse ¿Qué aprendí hoy de los niños?”.
Hemos podido vivenciar una propuesta innovadora y provocativa y comprobar que la teoría está fundida en la práctica.
 


Documentación de los procesos cognitivos
Los principios en los cuales nos inspiramos:
 Proyectos basados en los intereses de los niños y las niñas, que nacen de sus conversaciones.
 El trabajo se realiza en pequeños grupos y está basado en el desarrollo de Proyectos, que son toda una aventura y pueden durar una semana o todo el año.
 Los proyectos integran todos los lenguajes y áreas del conocimiento, comienzan en el aula o en el taller y se desarrollan en los dos espacios,
 El Arte es integrador de saberes, se establecen conexiones dentro de los lenguajes expresivos, se favorece el pensamiento divergente y las inteligencias múltiples.
 En el atelier y en las aulas se trabajan todos los lenguajes expresivos, comunicativos y cognitivos.
 El niño y la niña tienen el derecho a la palabra y a ser escuchados.
 Registro y documentación de lo que van elaborando durante los Proyectos.
 Fundamental importancia al proceso que recorren los niños/as para construir los diferentes aprendizajes.
 Análisis de la documentación con los niños/as.
 Contamos con una hora diaria de Coordinación Docente destinado a analizar lo documentado, al intercambio de experiencias, estudio de material pedagógico, etc.

Hora de Coordinación entre docentes
Nos inspiramos en estas ideas, pero adaptándolas a nuestro contexto, sabiendo que no puede nunca trasladarse una propuesta sin que sufra cambios, modificaciones, influencias de la cultura propia del lugar, región, ciudad, de la comunidad o escuela.
Aprendiendo de a poco del acierto y el error, como decía Malaguzzi:
“¿Fórmulas? no existen, sólo hay posibles estrategias”





*Mag. Laura Camacho,
 Directora de Ecuación Inicial y Primaria


*Mtra.Carla Visillac
Coordinadora de Educación Inicial
Escuela y Liceo Elbio Fernández
Uruguay



domingo, 29 de maio de 2011

Conhecendo Reggio Emilia

Divulgamos o link do vídeo "Conhecendo Reggio Emilia", produzido pela FUNDESP. É um material audio visual muito interessante que permite uma ideia da abordagem curricular das Escolas Muncipais de Reggio Emilia e desperta curiosidade para aprofundar e compreender a prática educativa destas instituições.




"Conhecendo Reggio Emilia" - Vídeo produzido pela FUNDESP - TV Cultura

quarta-feira, 25 de maio de 2011

El valor del trabajo en comunidad

*Catalina Peña



La vida está llena de caminos, vamos decidiendo por donde ir, cada uno ofrece una vista diversa del paisaje, ofrece obstáculos, desafíos y nuevos caminos que seguir.
Cuando decidimos qué camino tomar en nuestra vida profesional tomamos en cuenta nuestros valores, nuestras experiencias previas, y al ser docentes tomamos en cuenta nuestra cultura y experiencias educativas que tuvimos como niños, por eso nuestra imagen de niño y niña es tan diversa, y tan particular.
Hace cuatro años, un grupo de personas al cual pertenezco decidimos tomar un camino lleno de incertidumbres, movidos por el amor al arte y la admiración al niño y sus potencialidades escogimos inspirarnos en la propuesta de los nidos y escuelas de la infancia municipales de Reggio Emilia, nos inspiramos al encontrar valores en común y movidos por una gran pasión empezamos a profundizar en esta experiencia.

Los valores y principios de esta propuesta han sido un aporte importante a nuestro trabajo, ellos nos han transformado. Un factor que ha marcado nuestra experiencia es el hecho de ser más consientes de la importancia del trabajo en comunidad, de la escucha del otro, de la necesidad del otro. Mientras más somos consientes de esta sencilla verdad mayor es nuestra disposición, y la disposición es una acción, un verbo necesario dentro de la pedagogía de la escucha. Esta disposición hacia el otro al convertirse en un trabajo en conjunto, llega a tener infinitas posibilidades.
 El trabajo en conjunto entre los colegas, familias y con los niños y niñas va creando ideas, teorías, propuestas que se van enriqueciendo y fortaleciendo, cada uno formando parte de un sistema de relaciones, donde la democracia y participación tienen un lugar muy importante.
Podría poner muchos ejemplos de cómo el trabajo en conjunto, sintonía y respeto con los demás nos enriquece pero me limitaré a evocar las palabras de una de nuestras niñas: Sofía de cinco años y un mes quien intrigada por una enorme enredadera que crece en nuestro jardín empieza a investigar sobre estas particulares plantas, entonces durante una exploración con arcilla expone una interesante teoría:
“En las enredaderas hay formas, las hojas están conectadas, si no se conectan, no hay más plantas, estar conectado es importante para que salga más hojas… las hojas se tienen que juntar y así se esfuerzan juntos… es como un humano… los humanos se esfuerzan juntos.
Hay que trabajar en equipo, si se trabaja en equipo se hace más fuerza, si uno no puede hacer algo se junta, trabaja en equipo y todo se logra… en equipo todo se puede lograr! “
Estas hermosas palabras de Sofía son una reflexión para nosotros, nos hace pensar en la importancia de las relaciones con otros, en la fuerza que se deriva de esas relaciones. Estas palabras nos invitan a continuar construyendo una comunidad educativa y nos invitan a mirar a través de los ojos de los niños y niñas, quienes ven en la unión y la armonía la fuerza para mover el mundo, un mundo cambiante que necesita de muchas manos unidas que trabajen para él.


*Catalina Peña
Directora pedagógica
Centro Educativo Aprender y Crear
San José - Costa Rica

sexta-feira, 20 de maio de 2011

Visitando Reggio

 *Rubí Alonzo


Después de algunos años hemos vuelto a Reggio, ciudad ubicada al norte de Italia, lugar de donde proviene nuestra inspiración.

Como maestras de Ágora, teníamos mucha curiosidad de volver y mirar de nuevo las escuelas de la municipalidad, de volver a escuchar a las personas que trabajan en ellas; sobre todo consientes, ya, de que las experiencias que hemos vivido nos darían un punto de vista e interpretación diferente.

Fue emocionante ver un conjunto tan nutrido de personas en este grupo de estudio, delegaciones de Colombia, Brasil, Argentina, Costa Rica, Guatemala, Chile y por supuesto México; todos en pos del encuentro, del compartir, del aprender ; atreviéndonos a desdibujar los límites y fronteras para arriesgarnos en una aventura con la esperanza de ser mejores al retornar.

Nos planteamos preguntas sobre el ambiente, queríamos dilucidar las intenciones de los espacios, cómo estos eran construidos, interpretados y vueltos a construir por los niños, por los papás, maestros y por toda la comunidad, queríamos encontrar las relaciones entre los espacios y el contexto, entender las preguntas que cada rincón ofrecía, las posibilidades de ser habitados de distintos modos y queríamos aprender sobre la cotidianeidad y la riqueza que ésta encierra y que tan solo con mirar es posible ampliar nuestro entendimiento de los procesos de construcción de los niños.

Si bien los espacios son propuestos por los adultos, éstos lo logran porque nacen de la escucha de los niños, de cómo éstos habitan la escuela, nacen al apreciar e interpretar sus narraciones cuando imaginan paisajes, es así cuando el espacio surge con significado, cuando los límites se amplían para dar espacio a un niño curioso, atrevido, investigador, creador de preguntas, constructor de relaciones, de imágenes y sentido. Son espacios que contienen a niños, padres, maestros, familias, cultura, historia, política, lugar y tiempo.

Apreciamos ahora que la cotidianeidad se refiere al sentido común, al concepto natural de mundo, a su actitud natural, al mundo de la vida; sin embargo, aunque se lea fácil, es un acto complejo de entendimiento porque lo cotidiano se desarrolla en todos nosotros, en los niños, en distintas esferas simultáneamente, son capas que se entretejen y se mueven de manera infatigable, que implica forzosamente la construcción constante de identidades en relación a otras. Para poder mirar la riqueza de lo cotidiano debemos escuchar atentamente, contemplar esos detalles que por su condición de habituales pasan desapercibidos, sin embargo encierran la esencia de los niños, su desarrollo y crecimiento.

Volvemos con una mirada más humilde sintiendo que nuestro entendimiento es mayor pero que en realidad es solo el comienzo.

*Rubí Alonzo

Coordenadora Pedagógica
Agora, Comunidad Educativa
Mérida/México

Reunião Mensal - Pólo Bahia

quarta-feira, 4 de maio de 2011

Grupo de Estudos em Reggio Emilia (Fevereiro de 2011)



 * Morgana Pereira Neves


O encontro com a cidade de Reggio Emilia e com as escolas de lá provocou em mim encantamento.  Fiquei atenta a todos os detalhes, a tudo que escutei, vi e senti. Os diálogos promovidos nas apresentações sobre a história, a cultura e a realidade local foram inspiradores. Ouvimos de Carla Rinaldi (presidente da Reggio Children):
As crianças nos empurram a questionar as certezas colocadas.  Incerteza não quer dizer sem certeza, o “in” quer dizer movimento e não inseguro, fechado, sem saída. Se não há incerteza, não há possibilidade.
Essa fala me fez pensar na percepção que tenho da forma que alguns educadores concebem a sua prática e me auxiliou a questionar meu próprio olhar. Muitas vezes percebo, e questiono, a necessidade de controle sobre as crianças e sobre a rotina; o planejamento muitas vezes rígido e sem possibilidade de acolher as contribuições e o movimento das crianças.
Ficou forte na fala de todos que Reggio quer apresentar os entusiasmos , pesquisas e esforços da proposta que tem como centro a criança e as famílias; Reggio não quer apresentar modelos. Isso me faz pensar na necessidade de valorizarmos o que é nosso, de conhecer mais sobre nossa história, nossas tradições, nossa cultura e claro questionar nossa realidade.
Os adultos que estavam ali empolgados contando de sua prática transmitiam e relatavam que o olhar deles é um olhar que valoriza antes de olhar o que a criança não sabe.
Em um diálogo mais específico sobre a estética, relacionada à aprendizagem, ficou claro a importância da figura do atelierista e da relação com a arte. O discurso foi marcado pela frase “Uma pedagogia que luta contra o tédio” e pela preocupação dos integrantes do contexto de aprendizagem não se habituarem à “feiura”. Claudia Giudici e Vea Vecchi relataram que as escolas estão em pesquisa permanente de inovação e que a referência às 100 linguagens da criança sintetiza que existe diferentes  modos da criança representar, comunicar e expressar o pensamento.  O uso da arte vem como ruptura do pensamento acomodado, a arte incrementa a maneira de ler as produções das crianças.
Um questionamento que surgiu de uma das participantes foi referente ao contexto diferente de nossas escolas, não contamos com um profissional com o papel de atelierista, o que fazer? A resposta foi que o pedagogo, o professor pode proporcionar de alguma forma experiências nesse sentido. Em Reggio as professoras são formadas para fazer coisas diferentes, não só “dar aulas”. Isso me fez refletir que o educador, de uma forma geral, precisa ampliar seu olhar e seus interesses, precisa de um toque de pesquisador, de sede em conhecer coisas novas e diferentes e consequentemente dividir isso com as crianças.
Outro ponto forte de tudo que vi foi o trabalho em pequenos grupos nos espaços da escola. Acredito que isso contribui muito para a organização, concentração e envolvimento das crianças com o que faziam, seja esculturas de argila, descobertas da escrita, brincar de casinha, recolher gravetos no jardim da escola, etc. Elas estavam desacompanhadas de um adulto, grande parte do tempo, mas muito tranquilas e centradas.
Retornei entusiasmada e com sede em estudar mais e olhar mais atentamente para o meu espaço de trabalho. Olhar para o que ele tem de encantador e dar visibilidade a isso.

                                                                              *Morgana Pereira Neves é pedagoga e coordenadora pedagógica da Escola Navegantes - Uberlândia - MG